Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/dpaetsam/public_html/gutierrezcabrero/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/dpaetsam/public_html/gutierrezcabrero/wp-includes/query.php on line 61

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/dpaetsam/public_html/gutierrezcabrero/wp-includes/theme.php on line 1109
Petrificación | Grupo Gutiérrez Cabrero
Estás en    // petrificación //

Navegando por la red buscando la trasfiguración de los materiales he acabado casualmente en una imagen de este parque, investigando un poco más sobre él he encontrado varias imágenes realmente increibles, y una breve explicación de su formación (debida al soterramiento por una erupción volcánca de un bosque existente en ese lugar).

 

Este bosque de piedra está formado por árboles petrificados de unos 130 millones de años de antigüedad, formados por silificación, pertenecientes a la era Jurásica. (Contemporáneos a los dinosaurios). Está formado por diez mil hectáreas donde hay troncos petrificados de árboles de hasta 30 metros de largo y dos metros de diámetro.

 

En el Jurásico la zona estuvo ocupada por un gran bosque. Los vientos que provenían del Pacifico generaban abundantes lluvias que posibilitaban que en el lugar existiera mucha vegetación. Lo contrario al paisaje actual.

 

 En los inicios del Periodo Cretácico, erupciones volcánicas que coincidieron con el levantamiento de la Cordillera, sepultaron una gran extensión de terreno. Muchos de los bosques cubiertos por ceniza fueron sometidos a procesos de petrificación. Posteriormente, el viento y la lluvia dejaron al descubierto grandes sectores de este bosque petrificado, que en algunos casos ha quedado con los troncos en pie. 

 

La vegetación actual dispersa y baja, resulta sorprendente por la capacidad que demuestran las plantas para vivir en condiciones ambientales tan rigurosas.
 51 

   7

troncos-1

3

21

Aquí os dejo una breve explicación de como se propuce este extraño proceso que tanto nos intrigó en la charla de clase del otro día. Antes de nada, hay que mencionar que no siempre ocurre esta petrificación, más bien al contrario; existen muy pocas probabilidades de que un determinado organismo se fosilice al morir.

Son tres las situaciones que pueden darse tras la muerte de un animal. Si su cuerpo queda sobre la tierra, los carroñeros, arrancarán la carne. A continuación, otros organismos más pequeños eliminarían otros tejidos blandos, y algunas bacterias junto a la acción de los factores meteorológicos destruirían los huesos.

Otra situación es que el cuerpo acabe en un estanque o en un río. Entonces los carroñeros serán los peces, siendo el  desgarramiento más leve. Los huesos tienen más probabilidades de quedar sepultados por el barro en el fondo, donde se realiza la sedimentación. Esto evita la descomposición total, conservándose algunos huesos.

La tercera y más favorable situación  se da en los fondos de algunos lagos que carecen de oxígeno, dónde solo viven bacterias que consumen sulfuro. El cadáver está protegido de los carroñeros. Los esqueletos se conservan completos. Los animales más pequeños, como los peces, suelen preservarse casi a la perfección, con la piel y los órganos internos representados como si fueran sombras sobre la arcilla.

Si el esqueleto acaba en una zona de depósito de sedimentos, es posible que los sedimentos se depositen con la suficiente rapidez como para enterrar el esqueleto a varios metros de profundidad al cabo de pocos años.

A medida que se acumulan los sedimentos, su peso produce presiones que provocan la salida del agua de composición de los poros del hueso, llenándose estos espacios porosos de minerales que contiene el agua que se filtra por el terreno; intercambiándose las moléculas del hueso por otras de “piedra”, hasta completar el proceso de petrificación.

1ª Imagen: Hueso de BALLENA FOSILIZADO (hecho piedra)

2ª Imagen: Conjunto de fósiles de distintos animales pequeños

untitledhueso-de-ballena  untitled3

El hueso de ballena es impresionante (pinchar sobre la imagen para ampliarla), se ve realmetne como una auténtica piedra, como si ésta hubiese sido tallada para realizar el fuste de una columna.